La historia del té de las cinco (primera parte)

Para muchos, una visita a Londres no está completa sin haber probado lo más emblemático de las costumbres británicas: el té de las cinco. Como la autoproclamada afternoon tea aficionado y blogger Miss Sue Flay comenta:

“El té de la tarde es un pasatiempo tradicional británico que nunca deja de sorprenderme en el Reino Unido. Tenemos panaderos, cocineros y salones de té que ofrecen lo mejor de lo dulce y lo salado, combinado perfectamente con teteras o incluso champán para acompañarlo – cada té de las cinco es diferente y único y eso es lo que más me gusta, nunca es aburrido.”

Aunque el té ha sido una bebida popular en todo el Reino Unido durante siglos, muchos se sorprenderían al saber que la actual presentación elaborada de sandwiches, tortas, pasteles y otros delicados aperitivos bien conocidos que acompañan al té son una innovación bastante más reciente.

Pon la tetera a calentar, ponte cómodo y continúa leyendo para aprender más sobre la historia de esta exquisita tradición y por qué ha perdurado a lo largo de generaciones de amantes del té...

El té de las cinco: una pequeña historia

Aunque la clase alta inglesa bebía cantidades ingentes de té a principios del siglo XVII, el ritual del té de la tarde se cree que se originó durante la década de 1840. Fue en esta época cuando Anna Maria Russell, la rica e influyente 7ª Duquesa de Bedford, se quejó de tener una sensación de tristeza por las tardes durante su estancia en el castillo de Belvoir.

En aquella época, la cena se servía normalmente más tarde, entre las ocho y las nueve en punto y la Duquesa pensó que un refrigerio ayudaría a hacer más fácil la espera entre el almuerzo y la cena. Comenzó a solicitar una pequeña bandeja con pan, mantequilla y tartas servidas en su habitación al final de la tarde, junto con una taza de té, para que se hiciera más llevadero – y pronto comenzó a invitar a sus amigas a unirse a ella.

Cuando la duquesa regresó a Londres, continuó con su costumbre y el ritual se extendió rápidamente entre las ricas señoras de la capital y más allá. Muy pronto, las damas de todo el país fueron tomando como habitual esta práctica en sus hogares y adquirió tal importancia y popularidad entre los eventos sociales que las señoras pasaron de realizarlo en los aposentos privados a salones más formales, convirtiéndose en una oportunidad para vestirse e impresionar con sus guantes, sombreros y largos vestidos.

A continuación, los hombres empezaron a congregarse, y muy pronto llegaron variaciones tales como la fiesta del jardín del té de la tarde, o la inmensamente popular danza del té. El menú estándar del té de las cinco se amplió, incluyendo los elementos que conocemos hoy en día, incluyendo una selección de sándwiches (generalmente sin las cortezas), bollos con mermelada y nata y una variedad de delicados pasteles, galletas y otros dulces – junto a una taza de fino té, por supuesto.

Lo que hace tan especial al té de la tarde

El secreto de que tomar el té en Londres haya perdurado en el tiempo parece recaer en la oportunidad del momento. No sólo es una maravillosa excusa para disfrutar de algunas delicias y exquisito té, sino también una buena oportunidad para socializar con familia y amigos en un ambiente elegante y el sentimiento de volver a los rituales de una época anterior. Hablamos con algunos grandes conocedores de la ceremonia del té para saber lo que hace que para ellos sea una experiencia especial.

“Lo que me gusta del té de la tarde es que reúne a la gente”, dice la señorita Sue Flay. Las parejas lo disfrutan como una oportunidad de una cita alternativa, las familias, como una manera rentable de salir a cenar en sus viajes y es una forma perfecta de celebrar un cumpleaños o una opción para una despedida de soltero o soltera: té adaptado a cada necesidad.”

¿Cuáles son los componentes necesarios para un té de la cinco perfecto? Rachel Wheeler, del blog Tea With Me and Friends, dice, “el té de la tarde perfecto para mí se compone de varios elementos: servicio, buena comida y, por supuesto, la compañía. La calidad de los alimentos es muy importante para mí, no hay nada peor que la expectativa de una estupenda tarde de té que no se cumple.”

Un buen servicio es clave. "Tanto como la comida que acompaña al té, para mí el servicio es lo que realmente me hace disfrutarlo”, asegura  Paula Holmes de The LDN Diaries. ”Un poco de té sin tener que pedirlo, más sandwiches y pasteles y cumplir con cualquier requisito que realmente te ayude a disfrutarlo, aunque los pasteles no cumplan tus expectativas, aún podrás disfrutar de la experiencia.”

Sue Flay coincide: “El servicio es igual de importante y la atención al detalle aún más si cabe; No hay nada peor que sentarse a una mesa a tomar el té por la tarde y que no haya ningún filtro de té o que el camarero no sepa lo que contienen los deliciosos sándwiches.”

Sentirse mimado es parte de la diversión, como explica Laura Porter de  golondon.about.com , “el té de la tarde es mi comida favorita del día. Te tratan de forma muy especial por unas horas y puedes disfrutar de un hotel de lujo, incluso aunque no estés alojado en él”.

Un ambiente de mimo y atenciones

Caroline y Laura de The Afternoon Tea Club están de acuerdo en que el ambiente añade un plus a la experiencia del té: el recinto en sí mismo puede ser tradicional o moderno, pero lo más importante es el ambiente que se crea. No hay nada mejor que la sensación de estar sentado en un salón elegante, bebiendo champán y comiendo sándwiches, mientras un músico toca de fondo, acompañado por el suave murmullo de conversaciones y el tintinear de vasos. ¡Es una experiencia insuperable!

¿Deseoso de disfrutar de una taza de té en Londres? los mejores hoteles de Londres ofrecen deliciosos tés que van desde los tradicionales a los más innovadores, así que no te pierdas esta sabrosa tradición británica durante tu estancia en la capital y disfruta del té de la cinco con Marriott.

 

Pie de imprenta